Casa Rural Jumaca
Bienvenidos a la Casa Rural Jumaca. Un alojamiento rural de 3 estrellas, en pleno corazón de la comarca leonesa de la Maragatería, en la localidad de Valdespino de Somoza, perteneciente al municipio de Santiago Millas.

Nuestras dependencias fueron restauradas en 2012 y cuentan acceso para personas con movilidad reducida.

Nos podéis encontrar accediendo desde la carretera Nacional VI en Astorga y continuando 10 km por la carretera comarcal LE-6425. También desde la autovía del Noroeste A6, a 8 km de la salida 326.

%

Limpieza

%

Trato de la propietaria

%

Entorno

%

Equipamiento

%

Calidad/Precio

%

Calidad del sueño

La casa perfecta

 

Hemos pasado unos dias de puente en la casa perfecta , es una casa decorada con todo detalle , con un equipamento que no le  falta de nada, está cuidado hasta el mínimo detalle , destaca la limpieza de cada uno de los rincones de la casa.

De verdad que es la casa perfecta para pasar unos días en familia o con amigos porque es una casa muy acogedora y con todo lo que puedas necesitar .

El trato del propietario, Carmen tambien hay que destacarlo.

Excelente

Es una casa de ensueños, parece de cuentos de hadas. Es preciosa y muy acogedora. Todo esta en su sitio perfectamente ubicado. Es preciosa.

Bellísima.

Volví nuevamente este año a la Casa Rural JUMACA.

No busquéis más... perfecto.

No me voy a explayar.. .decir que la casa es de 10 y el trato de la señora Carmen fue genial, siempre atenta a nuestras necesidades…hemos estado un fin de semana tres matrimonios con niños pequeños y esta todo cuidado al máximo detalle.totalmente recomendable. Sin duda para recomendar.

Para Repetir

Excelente casa rural, perfectamente equipada, limpia, muy bonita, en un entorno perfecto para descansar y desconectar y con un trato personal perfecto por parte de su propietaria Carmen. Totalmente recomendable y muy especialmente para ir en plan familiar con niños pequeños.

Maravilloso

Creo que es la mejor casa rural en la que nos hemos alojado.

La limpieza es excelente y el equipamiento inmejorable, las habitaciones son amplias con camas muy cómodas.

A los baños no les falta detalle (todos con secador, por ejemplo) y la presión del agua es genial. Además, al no utilizar depósitos, hay agua caliente de forma continua. Esto también ocurre con la calefacción pudiendo utilizar el termostato a tu propio antojo.      

Por si esto fuera poco, el patio que tiene es muy amplio. Nosotros fuimos con 6 niños y desde luego que lo aprovecharon al 100%.

En cuanto al trato de Carmen, solo decir que fue de 10!!! Nos hizo estar como en nuestra propia casa.

Si volvemos a comer cocido maragato, tenemos claro cual será nuestro alojamiento.

Con todo tipo de detalles

Hemos pasado un semana de vacaciones dos familias con niños y una amiga con movilidad reducida. Nos ha encantado, es muy acogedora, amplia, tiene un patio precioso y genial para los niños, esta decorada de lujo y , tiene todo tipo de detalles desde dosificadores de champú y gel en todos los baños, secadores,  toallitas desmaquilladoras, hasta juegos para los niños especialmente el de la rana con el que hemos pasado horas de risas.

 

 Muy bien adaptada para silla de ruedas, excepto una cuesta de acceso al comedor en la que es preciso ayuda para subirla y bajarla, lo que quita un poco de independencia a la persona con movilidad reducida. Pero el baño, la habitación y el resto de la casa son muy accesibles.

Muchas gracias Carmen  hemos pasado unas vacaciones geniales.

Este establecimiento merece un excelente opinión

Este establecimiento merece una excelente opinión por varios motivos: Hemos disfrutado de un fin de semana a mediados de abril y hemos podido comprobar que: Es amplio y acogedor. Tiene una decoración exquisita, sin ser agobiante. Un patio espléndido donde se puede disfrutar de una buena barbacoa o una agradable tertulia si el tiempo acompaña. Equipamiento muy completo. Dormitorios con tranquilidad absoluta para una buena conciliación del sueño.

 

 Entorno tranquilo y proximidad a poblaciones interesantes como Astorga y otros pequeños pueblos bonitos de la Maragatería. Pero sobre todo y muy importante es la enorme amabilidad de Carmen (propietaria) y la impecable limpieza de la casa, que te hace sentir muy a gusto. Muy recomendable. Muchas gracias Carmen. Si coincidimos por la zona, sin lugar a dudas repetiremos.